La despensa asturiana

La despensa asturiana

La despensa asturiana, gracias al privilegiado marco natural que caracteriza al Principado, ha sido siempre una de las más variadas y suculentas del panorama español. La fertilidad y las características de las tierras de Asturias, unidas a una climatología atlántica, húmeda y templada, ha venido siendo la base de una huerta con productos de excepcionales cualidades: tomates, patatas, lechugas, “fréjoles” (judías verdes planas), “arbeyos” (guisantes), cebollas, repollos, berzas, “cimois” (grelos), pimientos, coliflores o

Los Mariscos

Los Mariscos

Ha sido el mar —y en buena medida sigue siendo— una de las fuentes de riqueza, no sólo gastronómica, del Principado, gracias a sus más de trescientos kilómetros de costa y sus numerosos puertos pesqueros. Como ya adelantábamos, en Asturias predominan las variedades de pesca de bajura y con frecuencia los artes más artesanales. Capturas en roquedos y bancos no demasiado alejados de las costas, con unos excelentes niveles de calidad.

Les Fabes

Les Fabes

Probablemente sea la alubia o judía llamada faba (que hace su plural como fabes en el centro de la región, mientras son fabas en el occidente y jabas en el oriente) el producto que más fama ha dado al Principado junto al queso de Cabrales y la sidra, tanto natural como espumosa. No en vano es la base del plato que sigue siendo el número uno en la lista de popularidad tanto dentro como fuera de las fronteras del Principado, la fabada, un guiso de cuchara que procede de otro

Agua Salada

Agua Salada

Es fama justificada que los peces de aguas batidas son más sabrosos que los de otras más tranquilas. En el Cantábrico, que es como se llama en el Norte a esa parte del Atlántico que baña sus costas, tal impresión es generalizada, algo que también suelen percibir sin dificultad los visitantes.

Agua Dulce

Agua Dulce

También los ríos contribuyen a la buena fama de la mesa astur con especies como la diminuta angula (la cría de la anguila), que se captura entre otoño e invierno en la desembocadura de unos pocos ríos, de manera especial en la del Nalón, junto a San Esteban de Pravia y San Juan de la Arena (“angula de la Arena”). Más antigua en el tiempo es la pesca del salmón, especie en la que los ríos asturianos se llevan la palma a gran distancia de otros cauces españoles. Es bien

Las Carnes

Las Carnes

La carne, en sus distintas variedades, es uno de los géneros que más caracterizan a la cocina astur. La más tradicional para el consumo es la del “gochu” (cerdo), objeto del no menos tradicional “samartín” (matanza) pero sobre todo fuente de embutidos tan típicos como las morcillas (con variantes como moscancias, bollas y fariñonas) o los chorizos, u otros menos conocidos como el chosco (equivalente al “morcón” del Sur) o el “butiellu” (similar al “botelo” gallego y al “botillo”

Los Quesos

Los Quesos

Se ha escrito muchas veces que Asturias era una de las mayores manchas queseras de Europa, lo que ha de entenderse como que ofrece la mayor variedad de quesos artesanales por comunidad, algo probablemente cierto. Las variedades oficializadas alcanzan actualmente la veintena (quesos de Los Beyos, La Peña, de Porrúa, de Peñamellera, de Taramundi, de Buelles, del Valle del Narcea, de Panes, de Caso, de Abredo, Ovín, Afuega’l pitu, de Pría,

El Afuega'l Pitu

El Afuega'l Pitu

El Afuega’l Pitu, el último en lograr su Denominación de Origen Protegida, en el verano de 2004, tiene un misterioso nombre que no acaba de ser descifrado, aunque la versión más probable apunta a que se daba a probar a los pollos (pitos) y éstos se atragantaban (afogaben) cuando estaba ya en sazón.

El Cabrales

El Cabrales

El Cabrales, sin lugar a dudas el más famoso de todos, goza de Denominación de Origen Protegida desde el año 1981. Se trata de un queso de pasta veteada —los llamados “azules”—, untuosa, ligeramente picante —de ahí la denominación tradicional en la zona de picón o picañón—, madurado en cuevas y elaborado a partir de tres leches (vaca, oveja y cabra) en su variedad más perfecta, aunque puede venderse igualmente con sólo dos e incluso una (la de vaca en los tres

El Gamonéu

El Gamonéu

El “Gamonéu” —impropiamente llamado gamonedo en ocasiones— obtuvo con posterioridad al Cabrales su Denominación, en 2003, aunque sólo efectiva desde mediados de 2005. Se elabora de forma artesana en los concejos de Onís y Cangas de Onís. Su mejor variedad es asimismo de tres leches, pero a diferencia del anterior, ofrece una pasta más firme, una corteza más consistente —que hace innecesario el envoltorio— y el penicillium que genera el moho o

El Queso Casín

El Queso Casín

El "Casín" —así llamado por el concejo en el que se elabora, Caso— es, junto al Cabrales, uno de los quesos más antiguamente documentados en Asturias. También Jovellanos habla de él en una de sus conocidas cartas a Ponz, a finales del siglo XVIII "Se hacen a la verdad en Asturias muy ricos y regalados quesos, entre los cuales son señalados los de Caso y los de Cabrales".

El Queso Los Beyos

El Queso Los Beyos

En los concejos de Ponga y Amieva se elabora uno de los más exquisitos manjares del Oriente de Asturias: el queso Los Beyos, un queso menudo, rugoso de textura y de color inimitable, y cuyo nombre procede del desfiladero que une los dos concejos.

Los Embutidos

Los Embutidos

Los embutidos asturianos gozan de irrefutable fama. En su mayoría provienen del cerdo —el gochu según la denominación autóctona—, del que se obtienen chorizos, morcillas, lomo, chosco, botillo, salchichón, sabadiego, emberzáo,... Poco a poco se fueron incorporando carnes procedentes del vacuno, y en los últimos tiempos, la caza mayor ha pasado a ocupar su espacio en este apartado. Así nuestros paladares pueden disfrutar de embutidos de ciervo, jabalí,... sabrosos y originales, como no podía ser de otra forma en esta singular tierra. Sin embargo el cerdo ha sido y sigue siendo el mayor proveedor de ingredientes al respecto.

El Chosco

El Chosco

Con la llegada de los primeros fríos invernales, en las tierras del interior del occidente asturiano, se preparan para la elaboración del chosco, el embutido más típico de estas zonas. El proceso comienza adobando la carne de cerdo con pimentón dulce y picante, ajo, perejil y sal dejándo reposar varios días para que la fusión de todos estos ingredientes culmine.

La Escanda

La Escanda

Desde la época de los astures, se cultiva en Asturias este preciado cereal, que fue durante muchos años sustento alimenticio y uno de los principales cereales panificables en Asturias hasta el siglo XX. La variedad más común en la región es el Triticum Espelta, un trigo salvaje que se da en invierno en terrenos que se hayan en una altitud entre los 400 y 600 metros, y cuyo cultivo se remonta a miles de años antes de Cristo.